“El sector sanitario es poco proclive a incorporar dispositivos innovadores que no vengan de distribuidores reconocidos, y eso supuso una gran barrera de entrada para mi. Gracias a SJ Ingenieros logré construir un producto mínimo viable en forma de prototipo que convenció a los responsables de un gran hospital.”